Publicado por Kris Glabinski

Como padre de dos adolescentes deportistas, he leído mucho sobre técnicas y estrategias de entrenamiento. Uno de los artículos que he leído recientemente ha sido www.youthsportspsychology.com Trata del mal tiempo y cómo éste afecta el enfoque, estado de ánimo, confianza y eventualmente los resultados deportivos.El artículo habla sobre cómo el mal tiempo puede afectar los resultados en los deportes juveniles. Tanto si eres un jugador de fútbol, un jugador de tenis o incluso un nadador, siempre hay momentos en los cuales el mal tiempo puede interferir. Frío, lluvia, viento o calor extremo … cualquier condición bajo la cual no estén practicando se convierte en un problema. Por lo tanto, sus mentes tienden a buscar excusas para no rendir, incluso antes de comenzar.

Los entrenadores del portal explican lo importante que es para los jóvenes comprender que el mal tiempo está 100% fuera de su control. Pueden ceder a él o pueden usarlo como una oportunidad.
Explican que la condición climática es la misma para todos los jugadores. La mayoría de ellos reaccionan de la misma manera: el mal tiempo impacta sus resultados. Sin embargo, aquellos jóvenes que sean mentalmente fuertes podrán afrontarlo y tener éxito, usando el mal tiempo a su favor. ¿Cómo lo pueden hacer?

Los entrenadores explican que “la clave es aceptar el mal tiempo como un desafío, no como un problema”. Otros jugadores, incluidos los oponentes, a menudo se vuelven locos cuando el clima es húmedo, frío o ventoso. Estos atletas pueden decirse a sí mismos: “Hoy va a ser un desastre. El clima es desagradable y solo va ir a peor”. Tienen una actitud mental pobre incluso antes de comenzar a competir “.

Si los jóvenes atletas entienden eso y continúan siendo positivos, aportando su 100% independientemente de las condiciones climáticas, obtendrán una ventaja sobre otros que se rinden incluso antes de empezar la competición.

He leído ese artículo y, naturalmente, lo comparé con la situación actual del Coronavirus en el sector hotelero. Los hoteles, como los jóvenes, intentan todos los días hacer su trabajo lo mejor posible. Pero a veces aparece el mal tiempo que, está 100% fuera de su control. Se convierte en un problema para muchos. Pero si se convierte en un desafío, pueden aparecer oportunidades.

Ahora sé que es fácil hablar de esto. Personalmente, conozco hoteleros que están cerrando sus hoteles en este momento. Los costes son los mismos mientras que los ingresos se reducen considerablemente. No hay luz al final del túnel. Seamos honestos: en tal situación, muchos estarán tan seguros como su cash-flow. Parece que no hay mucho que se pueda hacer al respecto.
Pero el hecho es, “si estás en el infierno, sigue adelante”. Parar no ayudará con los costes, y no atraerá ingresos a corto plazo. Entonces, mientras otros están luchando, veamos las formas prácticas de seguir adelante:

¿Cuáles son los costes operativos actuales? ¿Cuánto tiempo nos queda antes de que se agote el efectivo?
¿Se necesita financiación externa? ¿Se necesita reducir los gastos? ¿Se necesita posponer los pagos? ¿Se necesita negociar con proveedores e instituciones financieras?
Planifiquemos: la crisis durará de A a D. En el medio habrá algunos hitos: B, C. A ya ha comenzado y sea cual sea la fecha D, centrémonos en B. B probablemente sea el peor momento, el de mayor pánico. Afectándote a ti y a todos tus competidores de la misma manera. C será un hito positivo: una luz al final del túnel. Tal vez no estabas preparado para A, pero deberías comenzar a trabajar en B, C y finalmente en la etapa D.

En primer lugar, una crisis de esta envergadura significa que muchas personas están atrapadas en sus hogares, pero aún pueden trabajar. Crear un ambiente para trabajar desde casa y trabajar en equipo es el primer paso. Crea salas de reuniones virtuales, crea una discusión social, usa videos para mostrar que estás allí, que las personas están allí y que los negocios están allí.

Haz que el equipo trabaje en un plan para B. No esperes reducir los precios, no esperes ningún ingreso. En cambio, lo que podrías hacer es elaborar comunicaciones útiles de relaciones públicas y marketing para tu personal, tus clientes y tus vecinos. Proporcionar mensajes positivos. “Podemos conseguirlo”, “Tenemos ganas de tenerte de vuelta”, “El equipo está preparando una sorpresa para todos los invitados que regresarán después de la crisis”, “Todos están buscando volver a la normalidad, también nosotros “- con una foto de tu líder. También puedes crear vínculos con algunos mensajes de ventas: “Todos los eventos cancelados se reprogramarán junto con esto o aquello adicional”, “Entendemos que también estás perdiendo tiempo, nos tomamos el tiempo para presentar el check in / check out express …”, “¿Perdiste algunos momentos únicos? Vamos a recuperarlos: cualquier cumpleaños o bodas o propuestas con un regalo especial “,” Es hora de recuperarse de la crisis: cualquier reserva de habitación individual después de la crisis se convertirá en una suite “. Usa la creatividad de tu equipo para proponer tantas ideas como puedas. Recuerda: esta situación no es un problema, sino un desafío. Y así es como la manejas. Sé creativo.

Luego habrá la siguiente fase. Tiempo para C, una luz a final del túnel. Algunos clientes comenzarán a reservar. Muchos por adelantado. Todos los negocios contratados comenzarán a recuperarse. ¿Estarás listo para eso? Usa el tiempo con tu equipo en casa para preparar las comunicaciones con todos tus clientes. Aplica la cuenta atrás, para ti y para tus clientes. Asegúrate de que todos tus clientes puedan contar contigo en cuanto concluya su cuarentena y puedan viajar. Asegúrate de que todos los canales de distribución estén cargados y listos. Busca nuevos canales. Reemplaza los que tardarán más en recuperarse. Aumenta tu oferta a otros segmentos. ¿Y qué si eres un hotel de negocios? ¿Por qué no hacer un hotel “bleisure” (Business+Leisure) por un tiempo? Todos necesitan relajarse después de esta crisis. Será un momento feliz.

Finalmente fase D: modo totalmente operativo. Para algunos justo en la temporada alta. No seas arrogante ni codicioso. Sé humilde y agradecido con tus clientes leales. Muestra tu agradecimiento por estar allí cuando los necesitabas en la temporada alta. Pon un enfoque muy personal, porque es muy valioso. Y eterno.
Recuerda lo que dijeron los entrenadores deportivos: “la clave es aceptar el mal tiempo como un desafío, no como un problema”. – ¿no puedes combatir el virus? Desafíalo

Otros jugadores, incluidos los oponentes, a menudo se vuelven locos cuando el clima es húmedo, frío o ventoso. Estos atletas pueden decirse a sí mismos: “Hoy va a apestar. El clima es desagradable y solo va a empeorar”. – Si esta es tu competencia, tienes la oportunidad.

¡Buena suerte!